Joshua Lee – Impresión 3D para Star Wars

Joshua Lee es un ingeniero animatrónico senior, con más de 25 años de experiencia en la industria del cine. Ha trabajado en muchas películas famosas: El quinto elemento, Prometeus, Maléfica, o series de culto como La guerra de las galaxias o Harry Potter. Ganó el premio «Modelos excepcionales en un proyecto fotorealista o animado» de la sociedad de efectos visuales (VES) por el episodio VII de Star Wars: La fuerza despierta (2015).

Nos encontramos con Joshua en Praga, donde ha estado trabajando varios meses en un gran proyecto para Amazon TV. Obviamente, hablamos principalmente sobre aquellos intereses que compartimos y una de las herramientas importantes de su negocio: las impresoras 3D.

Así que, como cabía esperar, nuestra primera y principal pregunta es ¿Cómo usas la impresión 3D en tu trabajo? 

Usamos un montón de técnicas diferentes de impresión 3D en la industria del cine. Tradicionalmente, hacíamos muchas cosas mediante mecanizado CNC, moldes y vertidos de resina. Tan sólo hace unos cinco años que comenzamos con ella. Y ahora la estoy utilizando mucho. Con la disponibilidad actual de escáneres 3D de mano, puedes escanear a una persona, digitalizarla y trabajar con ello. Usar modelado de superficies, o Zbrush, y luego imprimirlo en 3D. Usamos alta resolución y máquinas de alta gama SLA, o bien, para piezas mecánicas, usamos impresión SLS con nylon. Pero cada vez más a menudo usamos impresoras de sobremesa, como las Original Prusa. Tengo dos Mk3S, que uso para investigación y desarrollo.

Lo que más me gusta de las impresoras 3D es cómo nos ayudan cuando tenemos unos plazos muy ajustados. El director de la película tiene una nueva idea y desearías que el día tuviera más horas. Solemos trabajar mucho por las noches para poder llegar a tiempo. Si tienes tu propia impresora 3D, puedes diseñar algo rápidamente, pulsas imprimir y te puedes ir a la cama – ¡esta es la mejor parte! Por la mañana, te levantas y esta fantástica impresión te está esperando ya terminada. Todavía me da un pequeño subidón cada vez que vengo y veo que esta cosa ha aparecido mágicamente allí durante la noche. (risas)

 

¿Nos podrías dar algunos usos concretos, o ejemplos típicos de uso?

Usamos bastantes técnicas diferentes. Empezamos usando la impresión para hacer moldes. Imprimimos en 3D una escultura. Luego imprimimos una cubierta de la misma en dos piezas, con un espacio intermedio alrededor, que luego rellenas con silicona flexible. Luego la desmoldas, la retocas, luego haces un vertido con yeso de nuevo, y puedes hacer la escultura definitiva y reutilizarlo todo con la nueva forma de silicona. Esta es una técnica muy interesante.

O los ojos, – todas las criaturas necesitan ojos. Son muy difíciles de hacer. Los hay de todos los tamaños, necesitan ser mecanizados por detrás para insertar el mecanismo y luego pintarlos por encima. Comenzamos a imprimirlos en 3D, con el mecanizado ya incorporado, y luego los pintamos y les vertemos una resina transparente encima.

También hacemos cabezas. Escaneamos a un actor, imprimimos su cabeza en 3D y luego la usamos para modelar prótesis con el maquillaje. De este modo, el actor no necesita estar presente para que se modele sobre su cabeza, que además es un proceso incómodo para ellos.

 

¿Así que empleas la impresión 3D como un primer paso para luego trabajar sobre él?

Por ejemplo, digamos que necesitas un dinosaurio para una un película de Hollywood. Puedes partir de un modelo existente y trocearlo en muchas secciones e imprimirlas. Pero luego te van a quedar juntas visibles. Y luego el acabado… Ya sabes, nosotros nos fijamos mucho en los detalles de la textura de la piel.

Así que juntamos todas las piezas impresas como un gran puzzle. Y luego, en vez de usarlo directamente, sacamos un molde del conjunto. Y luego vertemos escayola y luego sacamos otro model. Y así todas esas uniones en el modelo de escayola se pueden corregir fácilmente.

Otra cosa que necesitamos es una piel flexible, se tiene que poder mover el cuello. Así que cuando hacemos el vertido de ese nuevo molde, usamos silicona o espumas de goma. Así, de hecho, la impresión 3D es sólo un punto de partida muy bueno para todos nuestros complicados procesos. Pero nos permite acelerar la construcción de modo espectacular.

 

¿Qué materiales de impresión usáis habitualmente?

Podemos usar tu mejor PLA para nuestro modelo. Hemos venido usando PETG para la funda de dos piezas, que es genial por ser flexible y resistente. Es lo bastante bueno para se usado en una pieza práctica. Lo mejor de todo es que sólo necesitas hacerla una vez, puedes reutilizar la funda, verter otro molde de silicona a partir de ella. Aún estamos inventado nuevos modos de uso. Porque nuestros plazos son tan ajustados y todo el mundo cambia de opinión. El director tiene nuevas ideas brillantes y tenemos que responder con rapidez, sin que por ello el precio se dispare. Usando tanto las impresoras industriales como las de sobremesa podemos ser muy rápidos. Incluso con el mejor servicio de impresión 3D profesional, hablamos de dos o tres días. Mientras que con nuestras propias impresoras lo podemos hacer en el mismo día o el siguiente.

 

¿También imprimes algunas piezas móviles o mecanismos?

Si, usamos las impresoras para producir piezas mecánicas también. El PETG es un material fantástico para piezas mecánicas. Se puede roscar. Es lo bastante flexible para ser fuerte, es resistente. Antes imprimía todo con PLA, o con nylon (con SLS). Pero ahora, cada vez más, estoy usando PETG. Y eso acabará apareciendo en el objeto definitivo que se ve en la película. Es sorprendente lo que se puede hacer con múltiples extrusores o con impresión con varios filamentos… Hace poco construí un par de manos con articulaciones flexibles, todo ello impreso en 3D a la vez en cada uno de los dedos. Los dedos eran tan pequeños que habría sido casi imposible montarlos juntos. Pero se pudieron imprimir incluyendo las articulaciones. Y también unos pequeños canales para los cables y fijaciones. Lo mejor de todo es que una vez has diseñado la mano derecha, basta con pulsar «espejo» en el programa de rebanado para obtener la mano izquierda. Esto es fantástico porque normalmente me toca modelar ambos lados.

 

¿Cuál es tu opinión sobre las impresoras de sobremesa como la Original Prusa MK3?

Ha abierto un nuevo modo de hacer las cosas, totalmente. Especialmente con la «democratización» de la impresión 3D, algo en lo que creo Prusa se ha destacado. He incorporado un montón de técnicas que Prusa ya usaba. Compré mi MK3 en kit, que monté yo mismo por Navidades, para montarla al día siguiente. Y aprendí unos cuantos trucos, ¡de verdad! Me había estado preguntando cómo usar uniones a rosca en piezas impresas 3D. Probé insertos metálicos presionados con calor y cosas parecidas. El el kit, vi cómo se insertaban tuercas cuadradas M3 en alojamientos en las piezas. Y ahora las uso en todas partes, en todos mis montajes, porque es tan sencillo. No hace falta post-procesado, empujas la tuerca y consigues una unión fuerte. Y también, allí es donde vi por primera vez el PETG. Me preguntaba cómo Prusa hacía esas piezas tan resistentes. También aprendí a biselar los bordes en vez de redondearlos, para obtener piezas con mejor aspecto. Aprendí todas esas cosas al montar el kit. Y uso ese conocimiento para mis propias impresiones.

 

¿Cuando fue la primera vez que usaste la impresión 3D en tu trabajo?

Empezamos a usarla en la película Prometeus. Pero la desarrollamos realmente en las películas de Star Wars. Al principio, cuando construí el BB-8, sólo imprimimos los originales. Y luego usamos técnicas de moldeado de inyección para crear las piezas finales. Pero hacia el final de Star Wars, ya estaba imprimiendo, no el BB-8 entero pero sí algunas piezas finales. Aquí desarrollamos el proceso. Comenzamos usándolo para hacer moldes, para piezas mecánicas. Tenía muy poco tiempo y tenía que llenar la película de Star Wars con criaturas. Necesitas androides, necesitas un montón de cosas. Y por supuesto, con una impresora 3D puedes crear un montón de cosas rápida y económicamente.

 

¿Hay alguna innovación o novedad relacionada con la impresión 3D que realmente agradecerías?

Lo que me gustaría ver es una impresora FDM de gran formato que funcione bien, de verdad. Si vas a construir un dinosaurio, lo puedes hacer de trozos pequeños, pero eso es mucho trabajo para trocear el modelo. También, cabezas humanas – tenemos que imprimir muchas de ellas.

Hay un problema con las impresiones grandes porque al incrementarse el volumen, la velocidad se vuelve algo crítico. Me gustaría tener nuestra propia granja de impresión en el trabajo, para hacer impresiones grandes, un cubo de unos 60-70 cm de lado. En vez de usar empresas externas con impresoras industriales. Es mejor para nosotros porque así no tendríamos problemas con el secreto cuando el trabajo se realiza en nuestras oficinas. Como ya dije nuestros plazos son muy ajustados así que necesitamos hacer las cosas lo más rápidamente posible. A menudo, incluso si hay algún problema con la pieza impresa, un proveedor externo la rechazaría pero nosotros la podríamos aceptar. Porque sabemos que podemos post-procesarla con material de relleno y una lima.

Así que lo siguiente que nos gustaría ver es una granja de gran formato.

 

¿Cuales son las ventajas de la animatrónica comparada con los efectos digitales?

La animatrónica ha experimentado una especie de resurgimiento en los últimos 8 años, de verdad. He trabajado en unas cuantas películas en las que los efectos digitales tenían mucho peso. Muchas pantallas azules, sólo un mesa, y unos pocos objetos. Creo que es más excitante cuando hay animatrónica en el rodaje. Cuando hay una gran escena detrás de ti. Y creo que esa emoción del equipo de rodaje y de los actores, creo que se transmite en la película. Creo que obtienes una mejor interpretación de los actores porque están interacturando con algo real. Y creo que los directores lo saben.

Además, algunas cosas son muy difíciles de hacer con efectos digitales, como una persona de carne y hueso tocando un objeto, ese tipo de física sencilla. Hay un tacto real con la animatrónica, del que los efectos digitales carecen. Los objetos tienen inercia y peso, y también hay algo encantador en la animatrónica, que creo se transmite.

Otro motivo es, que somos más baratos. Incluso aunque la animatrónica es cara, tan pronto como hacemos más de un par de tomas, terminamos siendo más baratos que los efectos digitales, lo que resulta un aspecto importante para los productores, por supuesto. En los últimos años, ha habido un encantador equilibrio entre efectos digitales y animatrónica. Cuando usamos un muñeco que construimos, estamos menos restringidos por tener que ocultar personas, mecanismos, etc. Los efectos digitales pueden eliminar todos eso, luego si el personaje tiene que caminar por la sala, pueden grabar eso encima. Nosotros todavía no podemos hacer eso tan bien como ellos. Hay un estupendo equilibrio ahora, que ayuda a que sean grandes películas.

 

¿Si comparas películas con animatrónica y efectos digitales antiguas, de hace unos 10-15 años, cuales te parece que tienen mejor aspecto?

La animatrónica parece que envejece mejor que los efectos digitales. Hay algo especial en el arte de las marionetas. La audiencia está más abierta a aceptarlas. Puede ser algo que tu ojo y tu cerebro aceptan como válido. Estamos restringidos por la gravedad y la inercia cuando grabamos, mientras que los antiguos efectos digitales a menudo parece que no lo están.

 

¿Tienes algunas historias divertidas, cuando algo ha salido mal en el estudio?

(larga pausa) No es divertido cuando algo falla. (todo el mundo ríe) Se menciona a menudo que un estudio de grabación cuesta miles de dólares por minuto. De modo que si los haces esperar, tendrás a alguien encima recitándote “mil cada minuto, mil cada minuto…” Es un entorno de mucha presión. Pero es una buena diversión.

 

¿Y para la electrónica, empleas sólo placas del comercio como Arduinos, Raspberry Pi? 

Tenemos un completo departamento para electrónica. Ellos hacen sus propias placas, material bastante avanzado.

 

¿Hay algunas técnicas especiales de animatrónica que uses, que podrían parecer a simple vista no tan obvias?

Lo que he descubierto recientemente es que puedes fabrican un objeto. Si estás haciendo un brazo, por ejemplo, puedes hacerlo como un único objeto. Hay un esqueleto debajo de la piel, que también sirve para el montaje de la electrónica, los servos, los cables, si lo imprimes en metal puede actuar como disipador también. Así que, de lo que me he dado cuenta últimamente es que estos se están convirtiendo casi en productos terminados. Con todo el CAD, el escaneado 3D, la impresión 3D. Está todo en nuestras manos como makers. Yo sólo soy un creador de marionetas, así que todas esas técnicas industriales están disponibles para cualquiera. Puedes terminar con objetos realmente sofisticados en una sola pieza, que hace 5 o 6 años se habrían tenido que montar uniendo muchas piezas diferentes.

 

¿Conservas algunos de tus trabajos?

No puedo conservar ninguna de mis creaciones. Nada. Especialmente objetos de Harry Potter y Star Wars, todos ellos se convierten en piezas de museo, realmente. Es mi trabajo, una vez los he construído, proteger su aspecto, asegurarme que no son fotografiados. Porque hay paparazzi intentando fotografiarlos durante la grabación de la película. Mantengo el secreto por años y luego, me aseguro que están seguros y se los entrego a la producción. Y algunos de ellos – y eso es bastante chulo – terminan en museos. Eso es increíble. Algo que tú has hecho termina en el Smithsonian. Es fantástico. Pero no conservo nada de lo que hago. Es un existencia bastante extraña. (risas)

 

¿Ni siquiera algo pequeño? ¿Otro modelo que imprimes sólo para tí?

De nuevo, todos esos diseños pertenecen a la productora para la que trabajo. Para ser completamente honesto, tras un año en una película… ya he tenido bastante. Creo que he construído, según mis últimas estimaciones, 28 BB-8. Así que, no necesito tener un propio. (risas)

 

¿Hay algo que quieras construir, basado en tus propias ideas?

Lo mejor de mi trabajo es, que en cada película, trabajas con escritores y directores inteligentes que te proponen nuevos retos. Lo que de verdad me gusta es cuando alguien dice: ¿No sería fantástico tener un robot que hiciera esto o aquello? Es como cuando te dan un puzzle y tienes que resolverlo. Me encanta que los escritores y directores me pongan esos retos. Y resolverlos. No soy tan bueno inventando esos retos yo mismo.